Se quedó sin nafta

0
5

Con un gol de Cris Martínez, el equipo chileno ganó 1 a 0 en el Pedro Bidegain. En la misma zona, ayer Rosario Central perdió con 12 de Octubre de Paraguay

Después de lo que significó el duro golpe ante el Santos de Brasil, San Lorenzo apuntó todos sus cañones hacia la Copa Sudamericana. En el segundo torneo más importante del continente, el Ciclón inició su camino frente a Huachipato de Chile en el Nuevo Gasómetro.

En los primeros movimientos se percibió la intención de cada equipo: el Cuervo buscó el área rival con prolijidad a través de las proyecciones de Gino Peruzzi, la velocidad de Uvita Fernández y la claridad de Ángel Romero, mientras que la visita apostó por las contras comandadas por el solitario Maximiliano Rodríguez.

Sin embargo, el remate de Jalil Elías que exigió la intervención de Gabriel Castellón pasó al olvido cuando Cris Martínez festejó el sorpresivo 1 a 0 a favor del combinado liderado por Juan José Luvera. La bronca de Diego Dabove se aferró al inicio de la jugada, dado que de un lateral, el elenco trasandino consiguió la ventaja. Lo único favorable para el conjunto azulgrana era que el duelo recién comenzaba.

La diferencia de Huachipato pudo ser más amplia con la extraordinaria acción que formaron Ignacio Tapia, Israel Poblete y Javier Altamirano: el lateral buscó al volante, y éste brilló con un taco para dejar mano a mano a su compañero frente a Sebastián Torrico. Sólo por la notable atajada del experimentado arquero con pasado en Argentinos y Godoy Cruz el Ciclón siguió con vida.

La reacción llegó mediante Peruzzi. El lateral avanzó a pura potencia, buscó una pared imperfecta con Alexander Díaz y fusiló a Castellón. Era un golazo, pero el ex Boca definió con un disparo que se fue ancho. En el Bajo Flores se disputaba un partidazo.

En el complemento San Lorenzo continuó con el mismo libreto: los ataques por derecha a cargo de Gino Peruzzi representaban los argumentos más sólidos para llegar a la red. Sin embargo, el ex Vélez no conseguía calibrar la mira y sus intentos continuaban con destinos desviados. En contrapartida, la zona izquierda a cargo de Bruno Pittón significaban el sector más vulnerable del Ciclón.